Si tienes síntomas de gripe común… ¿te cubre un seguro médico la consulta con el médico de cabecera?

La gripe común es una enfermedad infecciosa que afecta a millones de personas cada año en el mundo, provocando en los casos más graves el fallecimiento, siendo uno de las principales causas por las que el paciente suele acudir al médico.

¿Quién no ha estado infectado alguna vez por el virus – influenza – de la gripe? Seguramente usted esté pensado que más de una vez ha sufrido dicha enfermedad a lo largo de su vida, y sobre todo en determinadas estaciones del año.

La gripe común es una enfermedad que afecta a entre el 5 y 15 % de la población de manera anual. Sus síntomas son de carácter sintomático y aparece de manera brusca en la persona afectada.

En general, la gripe común suele se diagnosticada por el médico de cabecera o de medicina general. La asistencia primaria en la sanidad privada es la principal garantía de los seguros de salud. Es decir, la consulta en asistencia primaria, en este caso por gripe común, deberá ser cubierta por su seguro privado sin ningún coste adicional. Solo repercutirá económicamente en el asegurado, si se tiene un seguro de salud con copago médico- el precio de la consulta es pactado previamente en la firma de la póliza-.

En la consulta el médico de cabecera realiza un diagnóstico a través de la palpación, auscultación e irritación ocular o nasal del paciente, prescribiendo el tratamiento.

En determinadas ocasiones, el cuadro médico del paciente no puede ser claro y para confirmar el diagnóstico el médico puede mandar al paciente una analítica, test o cultivo para verificar su opinión. Las pruebas diagnósticas, en la actualidad, son una cobertura que casi todas las compañías suelen incluir en sus pólizas de salud. En este caso, en el que las pruebas diagnósticas estén incluidas no supondría ningún coste para el paciente. También decir, que aunque sea habitual tener en póliza dicha cobertura, existen seguros que establecen las pruebas diagnósticas como cobertura complementaria independiente a la póliza, y que deberá ser contratada para que no suponga un gasto adicional para el paciente.

En los supuestos más graves de gripe común, la persona afectada puede ser hospitalizada. La hospitalización suele llevarse a cabo para regular las constantes vitales del paciente, siendo una de las causas más habituales, la fiebre alta. Si tenemos que ser hospitalizados debemos consultar con nuestro seguro si nos cubre la hospitalización o por si el contrario, debemos pagar la asistencia. Al igual, que las pruebas diagnósticas, son muchos los seguros que no incluyen la hospitalización como garantía básica en póliza y debe ser contratada como cobertura adicional.

Respecto al tratamiento, los principales medicamentos que el paciente suele tomar son antivirales y paracetamol. Los fármacos para el tratamiento de la enfermedad no suelen ser incluidos en la póliza del asegurado como cobertura básica, existen muy pocas excepciones, lo que significa que las recetas deben ser abonadas por el asegurado.

En lo referente a las pólizas de salud, existen una gran variedad dependiendo de las coberturas que se tengan contratadas. Recomendamos al asegurado que se ponga en contacto con su compañía, en caso de duda sobre si su seguro cubre o no la hospitalización, pruebas diagnósticas y fármacos.