Seguros de responsabilidad civil, ¿qué nos cubren?

El seguro de responsabilidad civil nos protege en diferentes casos. Se trata de una póliza personalizable según nuestros intereses, que cubre la posibilidad de que podamos causar daños involuntarios a otras personas o bienes.

El seguro de responsabilidad civil general es uno de los seguros más amplios que existen. Lo solicitan profesionales de cualquier sector, padres de familia, dueños de mascotas, empresarios con personal a su cargo, autónomos o cualquier persona que quiera estar cubierta ante la posibilidad de que, sin querer, pueda causar daños a terceras personas o a sus bienes.

Si tuviéramos que resumir este seguro, podríamos decir de él que son muchas coberturas en una única póliza. Entre sus ventajas está el hecho de que, en cualquier circunstancia, permite resolver una eventualidad legal de una forma rápida y eficaz.

El seguro de responsabilidad civil puede extenderse a todo nuestro ámbito. De esta manera, no solo estarán cubiertos nuestros actos, sino también los de personas a nuestro cargo, como nuestros hijos o nuestros empleados. Su flexibilidad le permite adaptarse a cada necesidad, así que es un seguro que ofrece soluciones personalizadas, lo que provoca que su precio pueda variar considerablemente, en función de las necesidades tanto generales como particulares que queramos cubrir.

Un seguro de responsabilidad civil, además de darnos la tranquilidad de prevenir daños involuntarios a terceros, también nos puede compensar de las pérdidas económicas motivadas por muerte o invalidez permanente, al tiempo que puede protegernos de los riesgos de un accidente laboral e incluso cubrir la asistencia sanitaria en caso de hospitalización, o bien proporcionarnos asistencia en viaje.

Antes de contratar este seguro conviene que nos pongamos en contacto con asesores de una compañía aseguradora de nuestra confianza, que con su experiencia nos resolverán cualquier duda, además de aconsejarnos sobre el mejor seguro de responsabilidad civil de acuerdo a nuestras circunstancias.

Este tipo de seguros de responsabilidad civil cubren las indemnizaciones y gastos derivados de la responsabilidad civil de la persona que contrata el seguro, así como sus fianzas judiciales. Se pueden asegurar tanto los daños personales y materiales, como los perjuicios morales a terceros, y normalmente se contratan por un año, con renovaciones anuales.

Algunos de los seguros de responsabilidad civil más contratados son los que se asocian a la vida privada y familiar del asegurado, donde se pueden incluir a los hijos o a las mascotas, y también los referentes a la vida profesional y al ejercicio de la actividad del interesado. Dependiendo del sector laboral al que pertenezca, también puede ser interesante un seguro de responsabilidad civil que cubra los productos, obras o trabajos realizados, o incluso los accidentes de tus empleados durante la jornada laboral.

En las webs de algunas compañías de seguros, como la que ofrece Santa Lucía a sus clientes, el interesado puede solicitar información, recibir asesoramiento personalizado

por parte de un experto, calcular el presupuesto del seguro en función de qué aspectos quiere asegurar, e incluso llegar a la contratación de la póliza de manera online.